search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Aurora Bolívar en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
Juanjo pérez en Juan A. M. Cuadrado: “En…
Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.911 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

Rafael Ebrero: “El consumo no nos ha hecho felices”

rafael ebrero

Vino de Córdoba y se enamoró del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar. “Encontré la inspiración”, afirma este artista de muebles reciclados. Ha vivido entre Rodalquilar y Las Negras, como activador cultural, y se muestra muy crítico con la masificación y los abusos urbanísticos del Parque. “Barajo la idea de irme a Portugal”, confiesa. Entrevista publicada en La Voz de Almería el pasado domingo.

¿Cómo llegaste a Almería?
Vine en el año 86 al Parque Natural Cabo de Gata-Níjar. Me enamoró. Era interiorista en Córdoba. Conocí a una almeriense y decidí venirme en el año 94, con la única condición de que viviríamos en el Parque. Cuando llego me cambia el chip. El medio me da la inspiración. Hasta ese momento diseñaba, pero no utilizaba las manos. Entonces me encuentro con un lugar muy sucio, con un par de vertederos no controlados. Así que empecé a reciclar la basura. Me llaman el artista de la utilidad (ríe).

¿Qué descubriste en Cabo de Gata?
La inspiración de mi obra, uno de los sitios más maravillosos del mundo en vegetación, fauna, paisajes, playas… Pero en estos veinticinco años que llevo me he dado cuenta de que el ser humano es como el gusano que se come la manzana. Yo también participo, claro, porque he contribuido al malestar de los sitios. Hoy es uno de los lugares con más especulación, tanto en visitas como en construcción. Aunque sea un Parque Natural no se están cumpliendo las normas urbanísticas desde hace un tiempo. Más de la mitad de lo que hay construido es ilegal, lo que pasa es que se ha reguralizado con el tiempo, pero se construyó siendo ilegal. Yo he luchado mucho por este trozo de Almería, que siento mía, porque uno es de donde vive.

Reivindicas esta tierra desde siempre…
El Parque era un lugar que el almeriense tenía abandonado. Cuando llegué en los ochenta, salvo cuatro modernos, el resto de los almerienses iban a Aguadulce y a Roquetas. Ahora se está masificando, han proliferado los centros de buceo, los kayaks, amplían los aparcamientos de las playas o los crean nuevos… Estoy barajando la idea de irme a Portugal, al Alentejo, que es un lugar como éste cuando yo vine.

Volviendo a los muebles. ¿Cómo has organizado tu vida en torno a este trabajo?
Empecé en Rodalquilar, fundé allí una asociación cultural, ‘La fiebre del oro’, donde vendía, pero me tuve que ir porque al dueño del local tenía un comprador. La especulación… (ríe). Luego me fui a Las Negras y me pasó lo mismo… He trabajado con Almería Acoge en el barrio de El Puche, también en la cárcel de menores de Oria. En los barrios deprimentes está la esencia del reciclaje. El basurero está presente en sus vidas. Hago talleres con ellos, con los desfavorecidos. Trabajo con los desechos de las industrias, de polígonos como el Sector 20. Y luego vendo los muebles a precios asequibles.

¿Tienes algún proyecto singular?
Hice un trabajo con unos chicos vascos que hacían una tesis sobre reciclado. Planteaban que con los desechos de una empresa se creara otra empresa. Me tocó la empresa Balay, otros trabajaron con Orbea. En el País Vasco están muy concienciados con el reciclaje. Aquí queremos las cosas nuevas. Cuando vienen a verme se sorprenden de que el mueble esté fabricado con basura. Ves que el marido le da un codazo a la mujer como diciendo: eso lo hago yo (risas).

¿Cuál es la realidad del reciclaje?
Está de moda, igual que el bio y el ecológico. Pero en realidad depositamos las cosas sin saber qué pasa con los materiales. La materia orgánica no se recicla. La madera es un ejemplo. El papel y el vidrio, sí. Las botellas de vino tinto se hacen con cristal reciclado. El hierro tampoco se recicla. Con lo orgánico se podría hacer compost para la agricultura. ¿Las pilas? Yo no sé dónde se tiran, pero casi mejor no quiero saberlo. Nadie nos informa acerca de adónde van las cosas.

¿Qué es lo mejor de tu vida?
Mi hija. Y creérmelo. Creer que el mundo va a cambiar y va a ser más espiritual, pero en el sentido de cariño entre la gente, y menos material. Confío en la juventud. El sistema capitalista ha fallado porque el consumo no nos ha hecho felices. Las pertenencias te condenan a ellas. Cuanto más tienes más dependiente eres. Trato de poner un grano de arena.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: