search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Juanjo pérez en Juan A. M. Cuadrado: “En…
Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
siquescurioso en Trafalgar

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.895 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

La realidad paralela del independentismo

puigdemont-1-770x434

Viven en Matrix, administrándose una pastilla azul y otra roja según convenga. Pusieron por delante la carne doliente de la gente cuando la mascletá del referendum, elevando la reventa del victimismo, como las tardes más esperadas de José Tomás en la Monumental de Barcelona. Entonces, cuando el diestro toreaba en la Ciudad Condal -no hace tanto-, no existían los ardores de la independencia ni el bufido de los políticos pregonando el desacato hacia una tiranía inexistente. Solo ellos ven al emperador desnudo y continúan enviando a la muchedumbre a las calles para desafiar la ley, que han derribado ahora porque no les conviene. Son los cínicos prestidigitadores de la política y están boqueando sus últimos estertores, pues se saben vencidos.

Dicen que en unos años el independentismo será mayoritario, pero igualmente hemos escuchado durante los últimos tiempos que Rajoy ha sido una fábrica de independentistas. Lo decía gente como Jordi Évole, quien afirmó alegremente que Marta Sánchez tributa fuera de España y cuando la cantante le desmintió tuvo que recular con el estrambote de un tuit invernizo. Sin embargo, en la última encuesta, tras la aplicación del artículo 155, el separatismo bajó ocho puntos y, que sepamos, el gallego sigue gobernando desde Moncloa.

Mientras se descabala el independentismo una parte de los catalanes se siente humillada, agredida, dicen los periódicos de Barcelona, quizá porque imaginaban que la fuerza de la calle era suficiente para desarbolar el sistema. Pero no. El derecho a decidir ha mutado en el nuevo derecho a delinquir bajo la alegría interpuesta de la política. Pablo Iglesias ha enfatizado que se debe desjudicializar la política, lo que viene a confirmar su ansiedad por pertenecer a la casta: los políticos, según Iglesias, han de gozar de inviolabilidad, porque el arte de lo posible no debe entender de leyes o de Constituciones.

Hay quienes critican a los que se alegran por el encarcelamiento de los rebeldes, sediciosos y malversadores, pero en el resto de Europa respiran aliviados tras la afrenta nacionalista. No se dan cuenta de que en el proyecto continental no tienen cabida las aventuras separatistas. Sin embargo, una parte de los catalanes sigue viviendo una realidad paralela, argumentando puerilmente que España es una dictadura, que un juez aplica arbitrariamente la ley y que existen presos políticos, haciendo palidecer a quienes verdaderamente han sufrido el escarnio de una tiranía. A los independentistas se les ha acabado su tiempo. El victimismo empezó a finiquitarse cuando los policías alemanes detuvieron al fugado mientras se abrochaba la bragueta saliendo del baño de una gasolinera.

 

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: