search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Juanjo pérez en Juan A. M. Cuadrado: “En…
Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
siquescurioso en Trafalgar

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.878 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

Chaves Nogales

chaves nogales

Después de años sin tener noticias suyas cayó en mis manos, tras recomendación de Arturo Pérez Reverte (no a mí sino a todos sus lectores del XL Semanal), el libro de Manuel Chaves Nogales, ‘A sangre y fuego’. Una obra sobre la Guerra Civil española que cuenta la locura de un país entregado al odio, al absurdo, al exterminio del otro por sus ideas.

El gran periodista, al que conocí literariamente por su impagable retrato del torero Juan Belmonte, escarba en uno y otro bando, mostrando las vergüenzas de un ser humano  despojado de toda razón. La guerra española ya no solo sería el preludio de la mayor catástrofe provocada por el Homo Sapiens en su Historia a través de la Segunda Guerra Mundial, sino también el lienzo ensangrentado de un país al que le costaría levantar la cabeza. Una herida que tal vez nunca terminaría de cerrarse y que aún hoy, en el siglo XXI, sigue supurando cuando vemos que aquello que decía Machado de que la otra España ha de helarte el corazón cobra vigencia.

Chaves Nogales tiene esa reciedumbre, ese pelaje de los hombres libres, alejados de su propia ideología cuando describe una realidad que le atormenta. Combate las injusticias con la pluma, con la palabra, con el valor de quienes cuentan la verdad, practicando un periodismo riguroso y creyendo en el ciudadano como vector de una sociedad libre.

Resulta muy actual la lectura de su obra, porque no vivimos tiempos alentadores desde el momento en que se distorsiona la realidad y se agitan lunáticas ideas y se empobrece a la gente sembrando la discordia. El clima se enturbia cuando se producen deserciones de la razón, cuando algunos líderes enardecen a una parte del pueblo con soflamas que hacen inútil invocar el concepto de la ciudadanía, apoyada en el imperio de la ley, aunque esta pueda cambiarse conforme a las reglas comúnmente establecidas.

No creo en las revoluciones, como seguramente tampoco creyó Chaves Nogales, con quien tanto me identifico. Pero sí creo en la libertad, en el poder del ciudadano para cambiar y hacer evolucionar la sociedad. Lo que sucedió en Cataluña hace unos meses fue reprobable, terrible: nos hizo vivir los peores momentos de nuestra vida como españoles, enfrentándonos de nuevo a una situación dramática, aunque no hubiese ruido de sables ni de artillería. Por eso, todo lo que esté fuera de la ley debe parecernos el camino más rápido para el desastre. Si los catalanes y algunos de sus líderes más destacados quieren continuar por esa senda (mediante desafíos y provocaciones) habrán de saber que el frío que proporciona esa actitud es mucho mayor que el calor que regala el entendimiento y la concordia.

 

 

 

 

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: