search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Juanjo pérez en Juan A. M. Cuadrado: “En…
Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
siquescurioso en Trafalgar

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.878 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

Feliz Navidad (sin sensiblería)

Son estos días propicios para invocar las bondades del ser humano, en la levadura de la felicidad navideña, donde la alegría y la paz nos acompañan en la mesa de Nochebuena aun con el peligro de que el cuñado frustre cualquier estado zen de la familia cantando villancicos frente al Belén. Tampoco se trata de desclasificar los papeles de la realidad en semejante situación de euforia, entre otras cosas porque la realidad debe ser aliviada con el humor, con la risa, con el verdadero deseo de armonía, pero no solo en cuanto se vislumbran las primeras luces navideñas. Ahora afloran los buenos sentimientos (bienvenidos sean), pero también, y cada vez más, emerge una sensiblería estomagante que se prolonga mucho más allá del seis de enero.

La sensiblería, acaso representada por la Navidad como su cita de referencia en el calendario junto con el día de San Valentín, se ha impuesto en una sociedad que no se permite el sufrimiento, la generosidad, el sacrificio, una sociedad en la que periodistas sobreexpuestas como Samanta Villar se descuelgan con afirmaciones como que tener hijos te destruye la vida porque ya no tienes la libertad anterior, donde tus días de vino y rosas llegaron a su fin. Lo grave es que a este tipo de personajes se les concede credibilidad, porque el espectáculo no entiende de valores, sino de qué tontería puede cosechar la mayor audiencia.

El gran pecado de la sociedad moderna es el triunfo de la imagen sobre la realidad, de querer proyectar lo que no somos, cercenando de raíz todo aquello que nos convierta en personas de menor pedigrí de lo que acreditan nuestras cuentas sociales. El egoísmo no se circunscribe solamente a nuestros perfiles, a lo que deseamos mostrar a los demás, sino también a un estilo de vida que tiene en personas como Samanta Villar un ejemplo de ideología inicua, que consolida el egoísmo como manera de afrontar el mundo, a pesar de que luego no dudamos en empacharnos con las consignas de las tazas de Mr. Wonderful.

Este espíritu no admite, sin embargo, la presencia de aquellos que se encuentran fuera del circuito de la felicidad, como si fueran los adolescentes impopulares del instituto. Habría que ver la honradez de las imágenes de muchos otros, su proyección al mundo, con los pies al borde del océano y soñando que ese instante se eternice, aunque sea en las redes, ese otro gran mar de información. Es verdad que uno prefiere ver la belleza en lugar de las miserias ajenas, pero al mismo tiempo valoras el decoro y la virtud de quienes llevan a efecto los lemas de esas tazas -muy chulas- y hacen que la vida de los demás sea más llevadera. A esos son los que de verdad uno admira. ¡Feliz Navidad y próspero año nuevo!

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: