search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Juanjo pérez en Juan A. M. Cuadrado: “En…
Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
siquescurioso en Trafalgar

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.878 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

Ignacio H. Medrano: “Mejoraremos como especie, no como individuos”

foto nacho color

Neurólogo con alma de empresario, compagina su consulta en el hospital madrileño Ramón y Cajal con dos proyectos, Savana y Mendelian, con los que busca transformar la Medicina. Pronostica un futuro “donde los conceptos de enfermar y morir cambiarán” y cree que “vamos hacia un mundo más determinista, basado en algoritmos”. Entrevista del pasado sábado en La Voz de Almería.

Has creado Savana, una plataforma que puede revolucionar la Sanidad. ¿En qué consiste?
Se trata de inteligencia artificial, un software capaz de leer el texto escrito de todas las historias clínicas y convertirlas en algo estructurado que se puede explotar y reutilizar. Vamos a unir la información de los hospitales.

Singularity University, en California, te cambió la vida. ¿Por qué?
Aprendí que el mundo va a cambiar muchísimo en los próximos años desde el punto de vista tecnológico. Te hablo de quince o veinte años. Los cambios vendrán en temas como envejecimiento, inteligencia artificial, robótica, medicina, mundo aeroespacial… Se va a parecer más a los libros y películas de ciencia ficción de lo que pensábamos.

Otro de tus proyectos es Mendelian, enfocado en la genética. ¿En qué momento de esta disciplina nos encontramos?
Un momento fascinante. Es como hacer esta pregunta a los informáticos en el año 80. La genética está a punto de explotar. El precio de secuenciar un genoma ha caído en diez años de 100 millones de dólares a 500 euros. Ya se empiezan a ver las primeras aplicaciones de genómica personalizada, igual que pasó con los ordenadores personales. Nosotros nos centramos en informatizar y ordenar la información de un genoma, eliminando lo que no es útil. No somos los únicos, pero hemos conseguido la mejor herramienta en enfermedades raras. Las generaciones que nacen ahora van a poder tener terapias génicas, pero no es imposible que los adultos puedan revertir ciertas enfermedades. Vamos de cabeza hacia la medicina predictiva y personalizada.

Se habla ya de la inmortalidad. Recuerdo que me dijiste en 2014, en la Fundación Eduarda Justo, que ya se han descubierto los mecanismos de envejecimiento celular.
Desde que me hiciste esa pregunta llama la atención cómo se habla más de esto. Todavía es atrevido y no es prudente decir que seremos inmortales, pero vamos a conseguir extender la longevidad humana ostensiblemente. No hay nada física y químicamente que nos impida entrar en el reloj biológico. Desde hace tres años se puede editar vida, cortando y pegando moléculas como un injerto.

¿Pueden crearse falsas expectativas en relación a la curación de enfermos medulares?
No he visto hasta la fecha ningún avance de verdad en este campo. Pero si seguimos pensando en nuestra capacidad de editar moléculas puede pasar. Hay progresos exponenciales en ceguera, sordera, impresión de órganos en 3D, bacterias que pones en la cara para curar el acné… La neurología es lo más complicado, con diferencia.

¿El futuro de la medicina está en la biotecnología y la inteligencia artificial?
Sin duda. Ya ocurre, en cierto modo, cuando guardamos nuestros recuerdos en el móvil. La biónica va a continuar. Se va a fusionar lo humano con lo artificial. Tendremos, por ejemplo, sensores en el cuerpo que midan y alerten sobre nuestra salud. Google lleva años trabajando con Novartis en unas lentillas para medir el azúcar de las lágrimas, para los diabéticos.

¿Cuál es el gran reto de la medicina para los próximos treinta años?
Eliminar las enfermedades. El concepto de envejecer y morir habrá cambiado. También existirán riesgos, como el de ver qué pasará en la interfase de robotización, de manera que no se sufra igual que en la Revolución Industrial. Y en segundo lugar qué va a ocurrir con la inmortalidad desde el punto de vista económico. Los conflictos sociales pueden ser muy crudos, ya que unos tendrán acceso y otros no. Cuando la gente deje de morir parará la Historia, porque si no mueres no hay Historia.

¿Hacia qué mundo vamos?
Hacia uno mucho más determinista y menos libre, donde el algoritmo tendrá un gran protagonismo. Mejoraremos como especie, pero no como individuos.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: