search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Aurora Bolívar en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
Juanjo pérez en Juan A. M. Cuadrado: “En…
Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.902 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

María Victoria Pérez Zamarrón: “Busco más la paz interior que la felicidad”

maria victoria perez zamarron

Hace unos años abrió su propio centro de fisioterapia en Aguadulce, ‘Victoria Care’. Casada y con dos hijos, dice que el yoga y el mindfulness “me han hecho ver la importancia de vivir el presente en lugar del pasado y el futuro”. Desea que sus hijos “tengan nuestra libertad de la infancia; hoy estamos demasiado pendientes de ellos”. Entrevista en La Voz de Almería el pasado sábado.

La fisioterapia es más o menos reciente. ¿Dónde tiene su origen?
A finales de los sesenta y principios de los setenta se dieron cuenta en los hospitales aquí en España de que no daban abasto en la rehabilitación. No había suficientes enfermeros ni estaban especializados. Surgió la fisioterapia como una rama de la enfermería y es la ciencia de curar a través del movimiento.

Trabajaste en la residencia de la tercera edad Puerto Salud, en Aguadulce, hasta que cerró, y luego abriste tu propio centro. ¿Cómo está siendo la experiencia?
Muy apasionante. Ha sido un cambio grande pasar de trabajar con personas mayores a tener tu propio centro. Trato a las pacientes sin prisas. Intento educar en salud, que quien venga con una contractura no me use como una pastilla. Le hago ver que tiene que concienciarse acerca de introducir mejoras en su vida.

También practicas yoga. ¿Cómo andamos de chakras en Almería?
Tenemos bastante calidad de vida y esto hace que los chakras estén mejor que en otras ciudades (risas). No debemos olvidar nuestro cuerpo y nuestro interior. Pienso que nuestro cuerpo es más inteligente que nosotros y debemos escucharlo más. Todos tenemos la capacidad de autoconocernos. Hace falta actitud y ganas de estar bien.

Creo que en los últimos años has experimentado cambios, sobre todo en tu percepción de los problemas.
Sí. Cuando cerró Puerto Salud comencé a hacer yoga y practicar mindfulness, lo que me ha llevado a vivir más el presente y a serenar la mente, aprendiendo a conectar con mi interior a través de la respiración. Gran parte de los problemas que veo en la consulta se deben a que se deja de prestar atención a la respiración. No me gusta el reguetón (ríe), pero me gusta la canción del verano, ‘Despacito’, porque tenemos que aprender a vivir despacio. Parece que siempre se nos está escapando el tren…

No será el de Almería-Madrid…
(Risas) Pues mira, este tren nos hace ser pacientes y la paciencia es una virtud que hoy escasea. Pero, bueno, el AVE no nos vendría mal (risas).

¿En qué perdemos el tiempo?
En estar siempre pensando en el pasado y en el futuro en lugar de lo que verdaderamente importa, que es el presente. Está demostrado que un exceso de pasado nos lleva a la depresión y un exceso de futuro a la ansiedad.

¿Hoy se quiere ser feliz sin pasar por otros estadios intermedios?
Sí, y por ahí viene la frustración. A mucha gente no le gusta tener problemas y es bueno tenerlos. Creo que la felicidad no existe, yo busco más la paz, la paz interior. En la vida hay que aceptar las cosas buenas y malas.

Eres madre de dos hijos. ¿Qué echas de menos de tu infancia que te gustaría que ellos tuvieran?
La libertad. En nuestra generación estamos demasiado pendientes de nuestros hijos. Van a saber mil idiomas, van a estar muy preparados para el mercado laboral, pero muchos se están perdiendo su infancia. Creo que tenemos que criarlos en las calles y en la naturaleza y menos en las academias particulares. Muchos niños tienen clases extraescolares toda la tarde y no disfrutan de tiempo para jugar.

¿En qué ha mejorado y empeorado la sociedad?
Soy optimista. Somos mucho más tolerantes y abiertos que hace cuarenta años. Quizá también más materialistas y consumistas y eso nos lleva a una vida que no queremos. Yo soy feliz trabajando, pero a veces prefiero trabajar menos y ganar menos y estar con mis hijos. Por suerte los más jóvenes se están dando cuenta y no se hipotecan, prefieren alquilar y no atarse con gastos fijos. Porque lo mismo hoy estás en Almería que mañana en San Francisco.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: