search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Juanjo pérez en Juan A. M. Cuadrado: “En…
Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
siquescurioso en Trafalgar

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.878 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

Carmen Gómez, diseñadora: “No temo a los cambios: siempre son para bien”

carmen gomez

Ingeniero Técnico Agrícola, ha tenido variados trabajos: cargando sacos en una piscifactoría, de becaria en semilleros y de jefa de oficina de asistencia técnica en el túnel del AVE en Sorbas. Hasta que encontró su camino como diseñadora de bolsos. Creó la marca y tienda ‘mona moon’, toda una aventura empresarial, toda una pasión. (Entrevista el pasado sábado en La Voz de Almería).

¿Cómo has llegado hasta aquí?
(Sonríe) Estudié Ingeniería Técnica Agrícola y mi primer trabajo fue en la piscifactoría de Aguadulce, donde trabajaba de peón cargando sacos de veinticinco kilos. Trabajábamos como hombres y nos ganamos el respeto de los pescadores del Puerto de Roquetas (risas). Luego fui becaria en varias empresas de semillas.

Ahora hay cierta polémica con los becarios de los restaurantes de lujo…
Es una buena manera de aprender a trabajar, porque la empresa hace una inversión para enseñarte. Yo encadené becas en varios sitios durante veinte meses porque me interesaba. Lo que no veo bien es estar quince meses en una misma empresa.

Luego tu vida dio un giro, ¿no?
Hice la carrera sin vocación y cuando me fui al paro me senté y pensé en cómo reorganizar mi vida. Hice un curso de ‘Autocad’ y empecé a trabajar como técnico en estudios de ingeniería haciendo proyectos. Me contrataron de delineante en el túnel del AVE en Sorbas y al ver mi perfil me hicieron jefa de la oficina de la asistencia técnica. Y en esos momentos surgió la idea de estudiar el ciclo superior de modelismo de indumentaria en la Escuela de Artes.

Un cambio de aires.
Veía llegar la crisis, pero además siempre me ha gustado la moda, mi madre era modista y yo sabía coser. También hice las oposiciones de secundaria, que las aprobé sin plaza.

¡¿También?!
Sí (risas). Estuve con un contrato de seis meses en Sevilla, en el Instituto Politécnico, y allí fue donde maduré y planifiqué el proyecto de ‘mona moon’. Por otro lado, te digo que si no me hubiese quedado en paro no habría creado la marca. Para mí la crisis ha sido una oportunidad, porque con una hipoteca y una nómina no te planteas emprender.

¿En esta aventura has tenido momentos de flaqueza?
Sí, sobre todo dos momentos en los que he dicho: yo con esto no puedo. Lo que pasa es que me duraba un día (risas). …de esto que quieres tirar la toalla (se emociona). Un momento fue cuando puse un local en la calle Gerona y justo empezaron unas obras en la calle. ¡No entraba nadie! (risas). Se me acumulaban los gastos y no tenía ventas, hasta que participé en un evento y empecé a vender. ¡Y ya se habían acabado las obras! (risas).

¿Y el otro momento?
Fue después de ir a una feria en Frankfurt, por recomendación de una consultora de moda que contraté. No me fue bien porque era una feria de bolsos de sport, muy nórdicos, cuando yo llevaba una colección de boutique. A eso se unió que mi stand no se veía… Total, que perdí un buen dinero y me vine abajo. Así que tomé la decisión de que antes de ir a otra feria la estudiaría muy bien, cosa que luego hice.

Conociste a la reina Letizia en Tokyo. ¿Cómo fue?
Fui con mi pareja,Juan, que trabaja en Cepsa, y se celebraba una recepción de los Reyes, que fueron saludándonos a los doscientos invitados. La reina se paró conmigo y me preguntó a qué me dedicaba. Se interesó cuando le dije que era diseñadora y me hizo muchas preguntas. Creo que le salió su vena periodística (risas). La verdad es que conectamos muy bien. A la vuelta le mandé mi catálogo a su secretaria.

A ver si luce alguno de tus bolsos…
Lo veo difícil… Me gustaría que apostase más por la moda española y por los diseñadores emergentes.

¿Qué significó para ti la Escuela de Artes?
Hizo que me despertara el gusanillo. Ellos saben hacer que la creatividad y el potencial que tienes lo multipliques exponencialmente.

¿Eres perfeccionista?
Antes sí lo era, hasta que me di cuenta de que gastaba energías en cosas inútiles. Además, creo que las cosas hechas a mano deben ser imperfectas, deben tener algo tuyo.

Lo que sí eres es camaleónica…
Sí (ríe). No tengo miedo a los cambios, que siempre son para bien, aunque mi madre sigue preguntándome si echo curriculum… (risas).

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: