search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Juanjo pérez en Juan A. M. Cuadrado: “En…
Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
siquescurioso en Trafalgar

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.867 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

La chica del tranvía

La famosa chica del tranvía se atravesó en su camino y entonces comenzó la cruzada para volver a verla. Un chaval de Murcia puso varios papeles en la ciudad, salió en los medios de comunicación y se armó la polémica porque alguien publicó una supuesta carta de respuesta que lo incriminaba como acosador. Con lo fácil que hubiese sido, muchacho, que te armases de paciencia y la esperases otro día a la misma hora y en el mismo lugar para presentarle tus credenciales, con mucho respeto, eso sí. Como toda la vida de Dios.

En descargo del chico está su juventud, pero este episodio de amores compartidos tal vez responde a la idea cada vez más normalizada de que todo aquello que se te antoje lo puedes conseguir. Se trata de una visión infantil de la vida que se va pregonando en los medios y en el cine, con su correspondiente carga emocional, capaz de levantar el ánimo y catapultar a cualquiera a intentar embarcarse en las hazañas más insospechadas. Y ahí que fue nuestro protagonista, pero sin capa y sin red.

Dice el filósofo Antonio Escohotado que los valores que más aprecia son la valentía y la curiosidad y yo añadiría que para desempeñar una disciplina debes aunar arte y técnica, además de valor. La técnica se aprende y el arte y el valor son innatos, si es que lo son en la persona que aborde un proyecto. Llama la atención cómo hoy se empuja a la gente a través de frases bonitas, con muchos corazones y tal, y apenas se habla de que la perseverancia debe estar acompañada de aprendizaje y de paciencia, cosas que hoy no se estilan. Al chico de Murcia le deseo que tras la cornada se levante. Esa cicatriz es también un aprendizaje. Pero que coja un poquito de técnica, claro.

 

 

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: