search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Aurora Bolívar en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
Juanjo pérez en Juan A. M. Cuadrado: “En…
Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.902 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

Jordi Hurtado, año 2500

jordi hurtado

Algún día todos seremos como Jordi Hurtado, ese ser inmortal que nadie ha visto fuera de la televisión, salvo mis hermanos, unas primas malagueñas y yo, en Nueva York, en el Empire State Building, que mira que es largo el nombre del rascacielos donde King Kong espantaba avionetas con torpeza. Año 2009, quizás. Allí estaba presente Jordi Hurtado con su rostro incorruptible, el cerebro lleno de preguntas y casi las mismas gafas de cuando “Si lo sé no vengo”. Estábamos en Nueva York y no era cuestión de pasarle un décimo de la lotería por la chepa, como sí hizo el subdirector de mi Colegio Mayor con el jugador colchonero Caminero una tarde en la plaza de toros de Las Ventas. Ahora me arrepiento.

La ciencia está avanzando que es una barbaridad -esta es la unidad de medida que manejamos los profanos- y ya se dice, se comenta, que pasaremos de los cien años sin despeinarnos. En eso están los científicos y también los profetas, quienes divulgan un futuro de esplendor, aunque con más robots de lo que se esperaban nuestros abuelos. Que dicen que la inteligencia artificial va a cobrar tanto protagonismo como indiscreción. Lo del ‘big data’ es una broma con respecto a lo que se avecina: todos los datos habidos y por haber estarán archivados y manejados e incluso servirán para predecir todo cuanto nos suceda.

Qué datos. Pues todos. Desde los relativos a nuestro estado de salud a toda la información procesable, como en un capítulo de la interesante serie ‘Black Mirror’, donde la gente del futuro graba todo lo que ve y oye, para luego reproducirlo al gusto, como la salsa carbonara. A veces pienso si se nos irá la olla, si es que no se nos fue ya. Pero a la gente le chifla la tecnología, solo hay que ver la dependencia que tenemos del móvil, que relega una conversación entre amigos cuando salta la alarma del Whatsapp, ese diabólico invento.

Da vértigo y al mismo tiempo resulta interesante formar parte de este momento de la Historia, y eso que estamos en pañales. Lo que daría por tener el condensador de fluzo del Delorean de Marty McFly y plantarme en el año 2500, a ver qué se cuece. Y no por saber si llegó el AVE o el soterramiento a Almería, que también, sino por comprobar que nuestros descendientes no se han vuelto gilis con tanta inteligencia artificial, que ya el conjunto de palabras invita al desencanto. Y encender la televisión -o lo que haya- y ver si sigue Jordi Hurtado. ¡Ese décimo…!

 

 

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: