search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Aurora Bolívar en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
Juanjo pérez en Juan A. M. Cuadrado: “En…
Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.902 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

Zombies

Últimamente andan diciendo algunos que ya no es su tiempo, como si se hubieran borrado del presente y fueran zombies. Ya no es mi época, dicen, y lo peor es que la astracanada les resulta facilona porque llena titulares, y eso a mí también me parece fascinante, que para eso soy periodista en busca de titulares a cuatro columnas. No es lo mismo que lo diga un señor de Murcia de noventa y cuatro años que un caballero que empieza a adentrarse en los arenales de la vida, claro. A la gente le gusta llenar de titulares las tertulias y los cafés.

En España nos gastamos poco en literatura y mucho en periodismo, pero del malo, que es el que puebla los caracteres melancólicos de un tuit, esa cosa viscosa que termina desafinando letras y poniéndolo perdido todo. Los políticos de hoy, el primero el comandante en jefe Donald Trump, que Inocencio Arias y otros pronuncian Tromp -pues así será-, utilizan la verborrea de internet para desmembrar la actualidad y para desmembrarse a sí mismos. Trump acabará necesitando a los periodistas, porque todo el mundo requiere un escudero. Y con esto no le estoy llamando Don Quijote. O sí.

La tecnología ha rebajado la conversación y el pálpito de la vida, que son las miradas, las palabras al aire, la narración caliente de lo que ocurre en nuestra actualidad, que también la tenemos. La tecnología, digo, ha enfriado los corazones, sirviéndose de un wifi, de un cuatro gé y de otros anglicismos que nos convierten, eso parece, en personas de nuestro tiempo. Por ello, en tales urgencias hospitalarias, no hay crédito para llegar al segundo párrafo, para comprender, pongamos, que Pablo Iglesias ha cambiado a Iñigo por Irene, a Sancho por Dulcinea, y tal vez ya no divisará más gigantes en el horizonte, como glosa la literatura. Pero, lo olvidaba, esta es la época del periodismo malo. Así es muy difícil no acabar siendo un zombie, señores.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: