search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
siquescurioso en Trafalgar
Sara en Aurora Bolívar: “Lo que vives…

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.681 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

Leslie Sánchez: “Vivimos una tiranía financiera”

leslie-sanchez

Se fue a vivir a Suiza, “un país admirable por su civismo y su democracia directa”. Considera que “no somos libres porque no hay libre competencia: existen sectores hiperregulados para que nadie entre” y dice que “vivir financiados para todo ha sido la gran estafa” y que “la solución a la economía no es un mayor control”.  (Entrevista del pasado verano en La Voz de Almería).

Vives desde hace años en Suiza, trabajando en el sector financiero. ¿Ese país es otro mundo?
Sí, me gustan varias cosas de Suiza, como su alto grado de civismo, su multiculturalismo y multilingüismo y la democracia directa. Es una sociedad basada en la confianza, con poca regulación y legalismo y mucho moralismo. Las instituciones públicas están al servicio del ciudadano y no al revés. Aparte, es una nación que no está identificada con ninguna etnia, al igual que Estados Unidos.

Como asesor de empresas, ¿cómo percibes la situación económica actualmente?
En mi empresa, ‘Variance’, nos dedicamos a gestionar deuda, balances y riesgo de las empresas. Para nosotros es un buen momento. Sin embargo, en el plano global no soy muy optimista con la economía. Incluso es probable que se repita una crisis como la de dos mil ocho, pues se están aplicando las mismas recetas que antes de la recesión: tipos de interés bajo y compra de deuda de los bancos a las empresas. Incluso los bancos centrales están coqueteando con las acciones de las empresas.

¿Qué remedios requiere entonces la economía?
Deberíamos acumular superávit en lugar de déficit, aunque sería una medida impopular. La economía es como la gravedad: una realidad que acaba imponiéndose. Tenemos que buscar el ahorro y la productividad. También creo que si se produce una revolución tecnológica o relacionada con la energía saldremos bien de ésta.

Como hispano-inglés, ¿cómo has vivido el ‘Brexit’?
Con mucho interés. Ha sido un toque de atención al ‘establishment’, a la clase política europea, que ha sido arrogante. La UE es un proyecto elitista con un déficit democrático importante. La democracia representativa es un paso atrás. Creo en el libre mercado y me parece negativo levantar aduanas y fronteras, pero considero que la gente debe elegir.

¿Volver a la soberanía de los países no es regresar al inicio?
No veo incompatibilidad entre preservar la soberanía y ser un país abierto. Creo en una Europa en paz y de naciones. Pero hemos confundido la UE con Europa. El proyecto continental está moribundo desde que Francia y Holanda, por ejemplo, votaron en contra de la Constitución. Desde la UE no se le hace caso a la gente, creen que no tenemos ni idea.

¿No somos libres?
No lo somos desde el mismo momento en que hay sectores hiperregulados para que nadie entre. Por ejemplo, a mí me gustaría crear un banco o una compañía de seguros y hay mil trabas. Ponen la excusa de proteger al consumidor, pero la verdadera razón es evitar que nadie más participe. Igual ocurre con ‘Uber’. Es injusto para el taxista, desde luego, pero lo que no es de recibo es que tenga que pagar una licencia tan alta. Volvemos a lo mismo: se regula muchísimo para que nadie entre.

Eres muy crítico con el sistema…
Creo en la libertad del individuo, pero estamos viviendo una tiranía financiera, una represión. Hay un reducido grupo de personas con mucho poder. No hay libre competencia. El precio del dinero está controlado artificialmente por esos pocos. Es un fascismo sutil.

¿Nos han engañado al vivir financiados para todo?
Sí, es una estafa a gran escala. Radica en que la política monetaria y la emisión de moneda está controlada por unos pocos, como digo. La gente ha aceptado el uso del papel moneda creyendo que el Estado vela por sus intereses. Ahí está el engaño. Y el ciudadano también es responsable.

Joaquín Estefanía dice que está prevaleciendo la razón económica sobre la política.
Cuando un socialista está a favor de las razones políticas, malo, pues estas son un atajo para regular más. Y lo hacen también los conservadores. En el diagnóstico de la situación coincidimos todos. El problema es que quienes tienen el poder creen que la receta es un mayor control.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: