search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Juanjo pérez en Juan A. M. Cuadrado: “En…
Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
siquescurioso en Trafalgar

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.878 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

Carmen Pinteño: “Quiero legar mi obra al pueblo de Almería”

carmen-pinteno

Iba para escritora (Celia Viñas le vio talento), pero la pintura, “que es la metáfora de la literatura”, le atrapó muy joven. Ha realizado y expuesto cuatro grandes proyectos, entre otros las espectaculares obras ‘Bodas de sangre’ y ‘Cabo de Gata’. “Me gustaría legarlos, pero hasta ahora no he obtenido respuesta”, afirma. (Mi entrevista en La Voz de Almería el pasado verano).

¿La pintura es una celebración de la vida?
No, es la vida, con su cosas buenas y malas, con sus cornadas, sus olvidos, sus aparentes triunfos… Es un ser vivo que depende de otro ser vivo.

¿El arte inmortaliza?
A mí me trae al fresco la inmortalidad, nunca lo he pensado. Al final somos polvillo (risas).

¿Tienes la vida que soñaste?
Cuando era joven la vida me parecía infinita hasta que tuve un proyecto. Ahora estoy en proceso de reflexión. ¿Satisfecha? No, si lo estuviera sería tonta. Se puede avanzar muchísimo. Tengo mis dudas existenciales con lo que he hecho. En lo personal todo es intocable, pero en mi afición a lo mejor me he equivocado. He puesto mis capacidades, pero no sé si ha tenido sentido porque no he encontrado la respuesta.

¿A qué te refieres?
Quería dejar testimonio de mi conocimiento de esta tierra, de sus señas de identidad, de hacer entender a las generaciones futuras parte de lo que somos. He querido legar mi obra al pueblo de Almería y nadie me ha respondido, salvo los amigos.

¿Qué pasó?
Hice cuatro grandes proyectos o exposiciones: ‘Bodas de sangre’, ‘Indalecio y el siglo XX’, ‘Cabo de Gata’ y ‘Los misterios del rosario’. Entre todos suman doscientos cuadros y no quiero deshacerlos, sino mantenerlos unidos. Quiero legarlos a Almería, aunque me han ofrecido llevarlos a otras ciudades. Sin embargo, aquí no he obtenido respuesta. Soy consciente de que es difícil reunir toda la obra, pero se pueden hacer exposiciones que roten.

¿Cómo ves el mundo que te rodea?
Mi amigo, el poeta Pepe Hierro me decía: “Cada individuo debe responder a su tiempo”. El mío ya no es este. Tengo una educación, un sentido de la vida distinto. Se ha perdido el respeto, no entiendo la falta de educación.

¿El movimiento indaliano nos situó en el mapa?
Sí, pero se quedó en conato. ¿Crees que lo que hay en el Museo doña Pakyta representa este movimiento? Están los pintores que lo protagonizaron pero en su evolución posterior. ¿Qué tiene que ver lo que hay de Capuleto con el movimiento indaliano? Decía que se quedó en conato porque el ego de cada uno impidió que fueran un bloque. Y me parece bien. Ninguno quería ser subalterno de Perceval.

Conociste a Celia Viñas. Una mujer inolvidable, ¿verdad? 
Sí, fue una revolucionaria. A mí me decía que tenía que escribir, pues se me daba bien. En sus clases de literatura nos enseñaba a comprender la vida. Vino y nos abrió las persianas, cuando las mujeres no podían entrar solas en un bar, estaba el sube y baja del Paseo… El que quiso mirar, miró. Cambió las costumbres a través de la literatura. Y hacía obras de teatros, excursiones. Dio un meneo bueno a todo (risas).

¿Echas de menos aquella Almería?
No, la amo profundamente, pero no. Hemos mejorado en todos los sentidos. Las casas antes no tenían ni cuarto de baño, por ejemplo. La pena es que lugares como La Chanca han desaparecido. Aquellas casas eran muy bonitas… El Mesón del Gitano que han hecho es un monstruo… Con mis respetos a Goytisolo, que describió una Chanca muy pobre, con jeringuillas, etc., yo fui a menudo y jamás tuve un problema. Eran muy cariñosos y había seguridad.

Fuiste amiga de Gerardo Diego y José Hierro. ¿La poesía y la pintura comparten escenario?
Sí, la pintura es la metáfora de la literatura porque te está diciendo lo que es, sin ser lo que es y mostrándote otra cosa distinta.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: