search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Aurora Bolívar en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
Juanjo pérez en Juan A. M. Cuadrado: “En…
Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.902 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

Paco Saéz, empresario y aventurero: “Vivimos para acumular emociones y experiencias”

paco-saez

Dejó todos sus negocios para viajar durante años con una mochila por el mundo y perder en el camino los prejuicios. “Fue una gran experiencia de crecimiento interior”, confiesa. Ha vuelto a Almería, al pueblo de Chercos, para crear con su familia la firma ‘Lorusso’, de productos y mermeladas de alta calidad. (Entrevista que realicé en La Voz de Almería hace unos meses).

Tu vida es la de un auténtico trotamundos…
Sí, me he dedicado a viajar cuatro o cinco años por el mundo. En 2006 me fui a República Dominicana a iniciar un proyecto inmobiliario. No me daba buenas vibraciones lo que se estaba viviendo en España antes de la crisis y me fui. El proyecto dominicano no salió al final y decidí tomarme un tiempo sabático. Empecé a viajar como mochilero en solitario y fue una gran experiencia de crecimiento interior.

¿Por qué te fuiste?
Iba con la idea de girar mucho, pero me encontraba a gusto en los sitios y me quedaba. Llegué a Pekín sin hotel, porque así me gustaba viajar. Es verdad que iba con prejuicios. Me fascinó ver a muchos jóvenes veinteañeros viajando solos, también chicas. Y te das cuenta de que la gente tiene un gran corazón. En China terminé haciendo una especie de tai-chi en el templo Shaolín. Fue alucinante ver a cinco mil niños, la mayoría abandonados y acogidos en este lugar, haciendo kung-fu a las cinco y media de la mañana.

Estos viajes te cambiaron incluso los hábitos.
Sí, desde hace diez años soy vegetariano y no tomo alcohol, algo que no hubiese imaginado nunca. La mala alimentación afecta a nuestra mente. También descubrí el yoga y la meditación.

Cuando uno viaja, ¿qué consolida?
Los valores y la tolerancia. En nuestra sociedad prejuzgamos mucho y la imagen tiene demasiado peso. Cuando viajas pierdes esos prejuicios.

¿Qué se va dejando en el camino?
El egoísmo y el materialismo. Te conformas con poco. Aquí tenemos todo en exceso y a todas horas. Es una carga que pesa y te esclaviza. Las personas vivimos de experiencias y emociones, no para acumular propiedades. Ahora los jóvenes se han dado cuenta de eso y vamos hacia una economía colaborativa.

Aprendiste a vivir en soledad…
Cuesta porque no estamos educados en el diálogo con nosotros mismos. Necesitamos estar continuamente conectados y parece que si no es así tú te secas. Por eso no somos fuertes y nos creemos nuestras debilidades. Cuando trabajas el interior fortaleces el exterior.

¿Qué lecciones sacaste de las culturas que conociste?
La ética. Me he reconvertido y he recuperado valores de la niñez: amistad, sinceridad, despreocupación. Durante un tiempo perdí esos valores y no me estaba convirtiendo en buena persona. Y en todos esos lugares aprendí que te enriqueces con lo que te ocurre, no con lo que piensas que debería ocurrirte.

¿Cómo se ve España desde la lejanía?
Como un país modelo. Somos personas bien vistas a nivel cultural y personal y somos sociables e integradores. Yo he tenido que ejercer de mediador en ocasiones.

Terminas tu periplo por el mundo y vuelves a Almería, a Chercos, a crear una empresa muy original.
Mi hermana se casó con un italiano, Biagio, que vivía en Milán y estaba bien situado. Pero quería cambiar de vida y se enamoró de Almería. En Chercos tenemos una finca con almendros, olivos y árboles frutales. Y decidió crear una empresa de productos y mermeladas gourmet, con un ochenta por ciento de fruta, muy por encima de lo habitual. Yo me uní también.

¿En qué os diferenciáis?
En la calidad, en el packaging y en la elaboración de los productos mediante energía limpia. Tenemos dos premios por imagen y packaging, uno tan importante como el ‘Anuaria selección’, y hemos representado a la Marca España como firma de mermeladas en la Expo de Milán.

¿Hay más oportunidades de negocio de lo que se cree?
Yo lo veo clarísimo. Hay que darle vueltas a los productos y servicios. La gente se cansa incluso de lo mejor. Por eso hay que estar mejorando. Ocurre también en las relaciones: cuando te dicen que se ha acabado la chispa en una pareja tú piensas que la chispa hay que adornarla, trabajarla.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: