search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
siquescurioso en Trafalgar
Sara en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
Jesús García en Eduardo Fajardo, actor:…

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.672 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

Eduardo Fajardo, actor: “Recordar es vivir, pero vivir también es sufrir”

fajardo

Actor de cine y teatro, fue el gran villano del celuloide. Vino a rodar a Almería cuando aquí se gastaba el “spaguetti western” y le llegó a decir a un periodista que “si me hago viejo me vendré a vivir a este pueblo”. Piensa sobre el mundo actual que “hemos pedido más de lo que debimos pedir” y reconoce que “he llorado más que reído”. Os dejo la entrevista del pasado sábado en La Voz de Almería. Eduardo Fajardo, un hombre entrañable que fue el duro de la película.

Fue galán, pero actuó más de villano. Un buen villano…
En la película “Una tumba para el sheriff”, Anthony Steffen me djo: “tu camino es de galán; villanos que sepan serlo hay pocos”. Pensé que tenía razón. Veía el ejemplo de Anthony Queen. Y desde entonces solo hice villanos. No ha habido nadie que me pisara.

Dobló a Orson Welles, lo que le llevó al éxito…
Sí, a partir de ahí se me conoció en el doblaje. Fui a hacer una prueba en Madrid y no me salió bien porque el director me puso nervioso. Decidí ir unos días después, pues no podía volver a mi tierra, Santander, ya que había dicho que iba a hacer una obra de teatro y una película… Y hablé con el director general, porque yo sabía que valía. A la semana siguiente me mandaron doblar a Charles Boyer en “En cena de medianoche”.

¿Con qué actriz se quedó con ganas de besar en el cine?
En las ciento y pico películas que hice habré besado a una o dos mujeres. Los villanos no besan y cuando lo hacen muerden. Si besas se acaba el villano. Pero yo fui el más simpático del mundo (sonríe).

Rodó películas aquí y un día decidió venirse a vivir. ¿Por qué?
Observaba a los hombres y mujeres y me recordaba al pueblo de Santander donde mi madre tenía una fábrica de quesos. La gente aquí me pareció noble, amable y servicial. A un periodista le dije: “si algún día me hago viejo vendré a vivir a este pueblo”.

Aquí ha colaborado con personas con dispacidad en “Teatros sin barrera” y ha apoyado también el cine.
He sido un combatiente de los cortos, que suponen una cantera para los actores. Pero el cine de largometraje trae figuras internacionales y periodistas de todos los continentes. Ya verás cómo FICAL en tres o cuatro años va a ir para arriba. ¿Quién llama “Tierra de cine” a cualquier otro territorio? Solo Almería disfruta de ello. Pero hay que traer a Sofía Loren y a primeras figuras para darle verdadera categoría.

Le pusieron la primera estrella del “paseo de la fama”.
Estuve seis u ocho meses solito… Algo querría decir. Tengo muchas calles, en Santander, La Rioja, Galicia, Toledo, Madrid, aquí en Almería… Soy muy del norte, pero Almería me ha cambiado mucho.

¿Cómo ve el mundo de hoy?
No tiene nada que ver con el que viví de joven. Se pierden valores y se ganan otros. Cuando hacía teatro sentía que al subir a un escenario me transportaba a un mundo de sueños. Hoy todo es mejor, pero también hemos pedido más de lo que debimos pedir.

¿Le puede la nostalgia?
A veces, por el peso de los años, tengo latigazos nostálgicos. Recordar es vivir, pero vivir también es sufrir. Soy una persona optimista.

¿Ha llorado mucho o ha reído más?
Lo más triste es llorar por dentro. He llorado más que reído. Pero he sido buen conversador. Ahora voy los martes y los viernes a comer con viejitos y viejitas y les cuento historias, poemas, y cuando no tengo repertorio me lo invento.

¿En qué tiene ilusiones?
Hay una que no es realizable, pero me gustaría que lo fuera. Sería que se hiciese un edificio en Almería con una escuela para actores, con habitaciones para enseñar a los directores, salas para maquilladoras, incluso una escuela de doblaje. Sería maravilloso que todo estuviese aquí mismo.

Ahora que llega la Navidad, ¿qué recuerdos le trae?
En Nochebuena mi madre nos reunía a los hijos y nos decía todo lo bueno que habíamos hecho ese año y también lo regular. Nos animaba para corregir los defectos al año siguiente e íbamos a las casas de las familias humildes y les dábamos turrón, peladillas y un sobre con un billete. Mi padre murió joven y mis dos hermanos también, cuando tenía yo nueve años. Y mi madre quiso que me hiciera hombre antes de tiempo.

3 comments on “Eduardo Fajardo, actor: “Recordar es vivir, pero vivir también es sufrir”

  1. icástico dice:

    He visto muchas películas de Eduardo. En una ocasión me contaron que era familiar de mi abuela, no sé en qué grado. Ella era María Fajardo Silva y vivía en Pontevedra, aunque creo que nació en Valencia.

    1. Nació en Galicia y luego se fue a Santander. Si quieres le pregunto 🙂

  2. Jesús García dice:

    Con pocos días lo trajeron a La Rioja, paso su infancia en Haro. Y el viernes pasado pudimos verle en un hotel en HARO, a sus 93 años un nostálgico y un valiente.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: