search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Juanjo pérez en Juan A. M. Cuadrado: “En…
Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
siquescurioso en Trafalgar

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.878 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

El pensamiento positivo como antídoto

El otro día leí un artículo sobre la dictadura del pensamiento positivo o, como diría el artista mexicano Odin Dupeyron, del pensamiento mágico pendejo. Sueña y se te dará, lucha y lo conseguirás, ponte un objetivo y será tuyo… Y no es así. Estamos llenando los muros de las redes sociales y de la propia vida de mensajes cargados de esperanza. Sí, es bueno hacerlo, porque se antoja sanador y necesario cuando los relámpagos de la angustia se ciernen sobre nosotros y los números rojos hielan nuestros bolsillos. Pero hay tanto dolor en el mundo, tanta desolación en muchos hogares, que resulta difícil a veces continuar con esta fluorescencia de buen rollo, cuando ves a tu alrededor que hay personas lanzadas al paro con cincuenta años y ahora qué.

En mi espacio en Cadena Ser sobre emprendimiento trato de contar que sí, que se puede, que la globalización nos está regalando más oportunidades que nunca. Porque lo creo, porque es verdad, porque lo he visto con estos ojos. Abundan los ejemplos de emprendedores que se asomaron al abismo, que pusieron el primer pie en el borde del precipicio, dejando atrás una zona de confort, un sueldo casi vitalicio, un viento de popa con el que navegar seguro.

Muchas personas están varadas en el desconsuelo y la desesperanza, y es natural. Pero hay que animarlas, tenemos que confiar en ellos, debemos identificar a los líderes de la manada. Es una tarea ardua, también ingrata, porque no es popular andar diciendo que vivimos el mejor momento de la Historia. Pero lo es. Miremos con perspectiva. Jamás hemos estado mejor comunicados, nunca hemos disfrutado de tantas posibilidades de comprar y vender en todos los países y cada día con menos intermediarios. Aquel que posee un talento ya no tiene que acudir al filtro de una industria, entre otras cosas.

Estamos obligados a la reinvención en este territorio extraño y ajeno de la incertidumbre. Debemos prepararnos para ello, empresarios y asalariados, aunque seguirán aflorando los desterrados, los desechados prematuramente. Esa es la jodienda, el marasmo del sistema. Nos han engañado, dicen algunos. Y bueno, tampoco es eso. Nadie esperaba el desaguisado, el miedo flotando en la penumbra del living, como dicen los argentinos. El pensamiento positivo sirve como antídoto, no como consuelo. No vayamos a desacreditar a quien piense que otro mundo es posible, a quien sueñe una realidad distinta. Y no olvidemos que los heridos caen, que la vida es muy puta, pero intentemos pensar de forma positiva, porque eso sí que no nos lo puede quitar nadie.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: