search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Juanjo pérez en Juan A. M. Cuadrado: “En…
Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
siquescurioso en Trafalgar

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.878 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

¿Por qué en España no se puede hablar bien de Donald Trump?

GOP 2016 Debate

Al día siguiente de que el magnate Donald Trump ganara las elecciones en los Estados Unidos las redes sociales y los medios de comunicación españoles se llenaron de amargas lamentaciones, airadas quejas hacia el sentido del voto de los americanos e insultos al ganador. No existía la menor rendija para preguntarse las razones de su victoria, ponerse en la piel de los yankis y analizar con pausa este suceso de sideral importancia. Aún hoy y, sobre todo, durante esos días resultaba difícil situarse en un plano objetivo a la hora de valorar a Trump aquí en España. El ruido generado en su contra por los medios y el propio de las redes sociales lo hacían imposible.

En uno de mis posts en Facebook dije que los grandes derrotados por la victoria de Donald Trump eran los grandes medios de comunicación, que se habían postulado para que ganara la candidata demócrata y habían demostrado no estar en contacto con la realidad de la calle. Me refería a los medios norteamericanos en cuanto a su menguante capacidad de influencia entre los ciudadanos, y también a los europeos por su apuesta equivocada por Hillary Clinton. Pero he de reconocer que la prensa, radio y televisión española aún tienen mucho predicamento en nuestra sociedad. De otra manera, quizá los nuevos partidos políticos estarían gobernando. Algunas televisiones ayudaron a Podemos y a Ciudadanos, pero no tanto como para auparlos al poder.

Después de la victoria de Trump los mass media españoles se han alineado para atacar al hombre de negocios reconvertido en político apelando al miedo, sin que aún tengamos una mínima idea de lo que vaya a ocurrir durante su mandato. Es cierto que en la campaña lanzó algunos exabruptos y no encarna los valores de la moderación y el buen gusto, pero eso no quiere decir que no vaya a ser un buen presidente. Aún no lo podemos saber. Ese miedo, propalado desde tantas tribunas, está relacionado con el profundo rechazo a quienes se sitúan fuera del “establishment”, a quienes piensan de una forma distinta de los políticos y de las élites económicas que bajo cuerda verdaderamente mandan. Existe el miedo a que se propague el “efecto Trump” y a que en Europa empiecen a ganar Le Pen y otros políticos tachados de populistas. Un amigo mío dice que la democracia tiene miedo de la propia democracia, de dejar que el pueblo decida.

En España no se puede hablar bien de Trump porque no es fácil subvertir el orden establecido y desafiar el pensamiento único. Pero entiendo que no puedes hablar ni bien ni mal de un hombre que ni siquiera ha llegado a la Casa Blanca. La labor periodística debe enjuiciar lo que hace un dirigente, no lo que todavía desconoce que vaya a hacer, y aquí insistimos en desmontar a Donald porque resulta grotesco y hortera. El otro día me dijo un mexicano afincado en los Estados Unidos que las medidas económicas que adoptará el magnate serán muy beneficiosas para el país y en consecuencia para el mundo. Igual sí o igual no, pero estas son las opiniones que un ciudadano con anhelo de información desea escuchar. Es decir, uno quiere saber lo que viene de un lado y de otro, de los partidarios y de los detractores. Y aquí los medios españoles, en general, están negándonos eso: el pan y la sal de la verdad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: