search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Aurora Bolívar en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
Juanjo pérez en Juan A. M. Cuadrado: “En…
Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.902 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

Pedro Sánchez, fin de la cita

pedro-sanchez

Vuelan hoy las cornadas en Ferraz, ese matadero donde chillan los corderos a la espera del sacrificio final. Pedro Sánchez ha alargado su sombra hasta lo que dio el ciprés del tiempo, creyendo que lo que le había servido a Rajoy -el paso de los días o de las elecciones- a él le iba a dar similares alegrías. Pero el socialismo, la izquierda acrisolada, la de la pana y luego del caviar, como la llaman los peruanos, aguantó lo suficiente para acabar en una noche de cuchillos largos de un septiembre que agoniza, como el propio Pedro.

Al líder del PSOE se lo llevan calle abajo. Lo dan por amortizado en un partido aún resentido por las heridas del zapaterismo. Aquel diez de mayo de dos mil diez -casi un palíndromo- se cayeron muchos palos del sombrajo y demasiados partidarios, que se fueron ahuyentados en busca de respuestas. Y apareció Podemos, que embolsó el descontento, la calle, la incertidumbre, para dar tormento a los herederos de Felipe.

Se habla de refundación, pero habrá que ver por dónde empiezan y cómo, pues las cicatrices estarán frescas mucho tiempo. Al PSOE le hace falta algo más que chapa y pintura, como también a España, que malvive con unos políticos acreditados para batir records de elecciones, como si esa fuera la única esencia de la democracia. Pedro, fin de la cita, no era el aire fresco que necesitaba el socialismo, pero ya es tarde para el lamento.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: