search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Juanjo pérez en Juan A. M. Cuadrado: “En…
Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
siquescurioso en Trafalgar

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.878 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

Driving Miss Norma

 

90-year-old-woman-road-trip-cancer-treatment-driving-miss-norma-32Norma pidió unas tortitas con nata en aquel bar de carretera del sur de Mississippi, antes de subir a la caravana con su hijo, su nuera y su perrito, que le estaban acompañando en la mejor huida hacia adelante que había tenido en su vida. Norma, noventa lustrosos años, estaba combatiendo el cáncer que le habían diagnosticado lanzándose a la carretera y abriendo los ojos a un mundo que se le estaba agotando. Quería respirar el jazz de Nueva Orleans, dejar fluir el vértigo frente al cañón del Colorado o escuchar el viento que azota en invierno el monte Rushmore en Dakota del Norte. Norma deseaba vivir.

En aquel bar típicamente americano, los clientes llegaban parsimoniosamente y pedían al camarero con sus voces apenas imperceptibles. Reinaba el silencio y la buena educación solo se interrumpía por los gritos de algunos niños que rápidamente eran reprimidos por sus padres. Norma los miró a todos con cierta consternación. Pensaba en su propia juventud, en los años perdidos. Pero los pensamientos negativos enseguida los desechó. Hijo, vámonos, que esto es peor que el hospital.

Cuando su hijo y su nuera empujaban la silla de ruedas de Norma, ésta pidió detenerse un instante. Dadme la vuelta, solicitó. Observó a la camarera uniformada sirviendo café, a una familia que desayunaba mirando cada uno su teléfono móvil. Otros estaban atrapados por la televisión, en donde se retransmitía un intrascendente partido de fútbol americano. Luego volverían a sus casas, seguirían mirando sus dispositivos electrónicos y la televisión, derramarían sus mejores palabras para hablar por las redes sociales y quedarían hipnotizados por las nuevos artilugios de realidad virtual. Nadie reparó en su presencia quieta y observadora, hasta que uno de los jóvenes que miraba su teléfono levantó la vista. Acababa de leer la historia de Norma, la mujer que aparecía ante sus ojos, y que empezaba a ser trending topic en internet: #normatequeremos corría como la pólvora.

El chico se lo comentó a su pareja y ésta a otra persona, y pronto se creó un murmullo en el bar. ¡Es Norma, la anciana que está viajando por América después de ser diagnosticada de cáncer!, se dijeron con admiración, como si la conocieran de toda la vida. Se fueron levantando para pedirle selfies que inmortalizaran el momento, con una euforia inaudita. Pero Norma les detuvo con la mano, pidió a su hijo que se marcharan, pero antes dijo a la concurrencia: siento decepcionaros, pero dejadme que os diga que la vida es maravillosa, no perdáis el tiempo, disfrutad junto a vuestras familias y amigos, respirad, hablad, sentid que lo que hacéis merece la pena. Y cuando tengáis mi edad no os lamentéis de todo lo que pudisteis hacer y no hicisteis.

La euforia se desvaneció y Norma, su hijo, su nuera y su perrito, salieron del bar en silencio, como por la puerta de atrás. Los clientes guardaron sus teléfonos, ya no miraron la televisión y un hombre de mediana edad decidió invitar a todos los clientes a lo que quisieran. De pronto, unos y otros empezaron a hablar, a reír, a contar historias. Y al cabo de los minutos fueron creando lazos de amistad que habrían de durar mucho tiempo. Norma y su familia viajaban ya por las llanuras del río Mississippi en busca de aventura.

 

 

 

 

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: