search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Juanjo pérez en Juan A. M. Cuadrado: “En…
Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
siquescurioso en Trafalgar

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.878 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

El etarra que dice estar arrepentido

victimas terrorismo

El otro día un etarra arrepentido –que no un exetarra arrepentido, como he oído en algún sitio: en tal caso volvería a ser miembro de la banda terrorista- fue entrevistado por Jordi Évole. Causó conmoción por lo que cuenta de Eta, pero a mí me impresionó porque me puse en la piel de los familiares de las personas a las que asesinó y viajé a aquel trágico día. Y no hallé, tantos años después, rastro de arrepentimiento, pese a que él diga lo contrario. Solo encontré, al igual que Silvia, la hija del matrimonio al que mató y que acaba de publicar una carta, a un exetarra, sí, pero por encima de todo a un asesino.

Silvia se pregunta en su conmovedora carta cómo alguien que dice estar arrepentido no sabe el nombre de las personas a las que ha asesinado. Ella se los recuerda: “Eutimio y Julia, en nuestra casa Papá y Mamá”. Cuenta el relato de su dolorosa vida desde que “el mundo se abrió bajo nuestros pies, cuando mi hermano me preguntaba “¿quién cuidará de nosotros?” y ella le intentaba tranquilizar: “el lunes volveremos a casa y verás como yo puedo hacerlo. ¡¡Pero si aún era una niña yo también!!”.

A mí también me dolió ver a ese tipo hablando frente a las cámaras, con esa expresión corporal que contradecía sus palabras. Porque yo tampoco encontré arrepentimiento, sino el lamento de vivir en la cárcel veinte años hasta que un día se cayó del caballo, conoció a una gaditana, tuvo un hijo y todo lo demás.

Silvia no entiende que haya escrito un libro y salga en la televisión. “Solo te pido que nos evites verte y oírte más. Si a mí me condenaste a hacerlo en el silencio de mi casa, hazlo tú en el silencio de la tuya”. El otro día vi el libro del exetarra en una librería y se me removieron las entrañas. Era incapaz de abrirlo. No quiero imaginar cómo se sentirán ella y el resto de personas a quienes arrancó la paz y el futuro.

Ha pasado poco tiempo desde que Eta anunció el cese de la violencia, pero en estos años parece que quieren normalizar las cosas a toda velocidad, cuando deberían de pasar cuarenta años para para que los abertzales tengan voz en la sociedad. No, no podemos olvidarnos de todas las Silvias que hay en España, de los cientos de hogares rotos como el suyo. “Recuerdo –nos cuenta en su emotivo escrito- el silencio tan horroroso que se sentía en casa sin ellos, y el impacto que me causó ver la cena que mi madre había dejado preparada el día en que tú, Iñaki Rekarte, decidiste apretar el botón”. Muchos españoles siempre estaremos con vosotros, Silvia.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: