search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Aurora Bolívar en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
Juanjo pérez en Juan A. M. Cuadrado: “En…
Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.902 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

Rock and roll

rodrigo rato detenido

En la televisión despiezan a estas horas las transparencias de la política, saliendo y entrando de sus casas alfombradas, con policías que les alargan la mano en la nuca al subirles en el coche plateado, con sus trajes cortados en Milán, pero con la cabeza siempre puesta en el yate de cien mil euros el depósito. Sostienen el gin tonic en su rock de champán y fresas, de almohadones blancos en terrazas zen y madrugadas de verano colocando rosas rojas en escotes de rubias desarrolladas que cruzan las piernas de manera exquisita.

El rock and roll está en todo, como las matemáticas, como la providencia para los creyentes. Se encuentra en el león que come gambas, aunque el chico avezado de la cocina tendría que haber sido un transgresor de verdad: la gamba debía comerse al león y a una manada de bisontes y el jurado al menos se hubiera reído antes de engullir una cucharada con los pelos del crustáceo y echar al aprendiz. Chaval, esto es televisión, puro invento en el que hay daños colaterales que no pueden jugar a creativos. Quedas expulsado.

En una ocasión fueron noticia los perros, que mordían burocráticamente cada mañana a la hora del desayuno, hasta que se cansaron. El furor de sus hocicos les duró una semana. Luego nos movilizaron con el Ébola: todos nos íbamos al carajo. Mañana qué será. El rock and roll sostiene esta historia, porque de otro modo la mentira adquiriría el matiz de la verdad, de la que huimos con perseverancia. Bailemos bajo este ruido ensordecedor, en donde nada es lo que parece y lo esencial es invisible a los ojos, decía El Principito. Bailemos sobre las moquetas del hotel mientras recitamos a Gil de Biedma, que fue el poeta más rockero en aquellos años de purísima y oro, cuando no existía el selfie, el running, el idioting. Pero no olvides que hay un público hambriento de caídas, aunque a estas alturas de la película eso no debería importar.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: