search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Juanjo pérez en Juan A. M. Cuadrado: “En…
Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
siquescurioso en Trafalgar

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.878 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

El inspector que ordeñaba vacas

luis esteban lezaun

Se llama Luis Esteban Lezáun, ha ganado el mayor premio del año en televisión en el programa Pasapalabra y ha confirmado que donará parte del sustancioso monto de dinero conseguido, trescientos cincuenta y cuatro mil euros, a los más necesitados a través de Cáritas. Y eso a pesar de que Hacienda se llevará una gran parte de las ganancias. Es inspector de policía –escribió un libro llamado El inspector que ordeñaba vacas- y dice que no es un héroe. No, es un santo que vive en una época en la que algunos se lo llevan crudo y despachan langostas en el club de campo, comprando las joyas más suntuosas a sus mujeres y sacando tajada de sus tarjetas opacas con las que se dieron la gran vida. A Luis Esteban Lezáun habría que ponerle un monumento en el centro de su ciudad y pedirle que cuente a los niños de toda España la fibra de la que está hecho un buen samaritano.

Este funcionario tendría que ser noticia en cada uno de los telediarios, en cada una de las portadas de los periódicos y editoriales de los programas de radio, ignorando por un día las ocurrencias de algunos políticos, las desgracias griegas y ajenas, las cláusulas suelo de nuestra democracia o las anotaciones de L.B., más conocido como Don Vito, y no doy más pistas. Aunque ya de paso, estos medios podrían investigar por qué demonios ningún hijo de Pujol no sólo no es calvo sino que tiene más cabellera que un indio comanche. Puede que haya aún más cosas que el exmolt honorable no nos haya desvelado.

Un policía que escribe un libro sobre un inspector ordeñando vacas, que colabora con organizaciones no gubernamentales y que dice sentirse satisfecho por contribuir a Hacienda y, por tanto, a la construcción de hospitales, colegios y carreteras, pasa a ser automáticamente un individuo sospechoso en un país como el nuestro. Aquí el errado cliché del inspector nos acerca a rancias figuras de ordeno y mando, y no digamos ya a personajes como Torrente, el rey de la fiesta y olé.

En el país de las tertulias y las corralas con olor a potaje y ajo no triunfan los buenos sino los que gritan más, los agresivos de palabra, de manera que es difícil que un tipo como Lezáun pueda convertirse en referencia. Se marchará a su casa, seguirá ordeñando palabras al diccionario y puede que hasta algunos compañeros lo miren con desdén, como al personaje interpretado por Russel Crowe en American Gangster, en donde el agente encontraba un millón de dólares en el maletero de un coche y se lo daba a la Comisaría. Luis Esteban Lezáun. Así se llama el hombre normal que fue fiel a sus principios, la persona que encarna bien el adagio de “una autoridad competente”.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: