search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
siquescurioso en Trafalgar
Sara en Aurora Bolívar: “Lo que vives…

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.681 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

31 de diciembre

redes-sociales-ventajas

El último día de cada año, antes de las urgencias y el tumulto de las uvas, me asomo a los trescientos y pico días anteriores para ver si ha merecido la pena. Resulta estimulante. Hago acopio de memoria y busco la efervescencia de la risa y la alegría, que es la piedra sobre la que se edifica casi todo.

Busco también en las redes sociales, en donde reina el karma, la armonía, el buen rollo, con frases que empapan de azúcar la mañana, y en donde cuaja la nieve de la comprensión y la empatía. Al menos en Facebook. De Twitter sólo podría hablar en ciento cuarenta caracteres, y eso ya es una invitación al silencio.

Termina el año y escarbo en los escritos míos y ajenos para comprender que todavía conservamos el humor para no sentirnos desahuciados aun cuando tantos elementos –Pujol, Gürtel, Urdangarín, los Eres y tantos etcéteras- se colocan en nuestra contra. Por eso me gusta este escarceo digital al que muchos nos hemos anudado para hacer perdurar la risa, el guiño, el escape de una sociedad cansada de estar cansada.

De algún modo queremos tener otra vida, como en los juegos de marcianitos, y cobrarnos la pieza del cariño en el más virtual de los sentidos, abrazando imágenes de aquel viaje a una ciudad del norte en primavera, de los amigos en una cena japonesa o de ese brindis por la pareja que se marcha al extranjero a darle un bocado a la fortuna.

El año se resume en la agenda del muro, poblado de sonrisas, aunque tampoco pudiste evitar algún comentario con riesgo: monarquía o  república, revolución bolivariana, el coletas. Ahí aparece la ideología herida. De modo que das vuelta, como dicen los argentinos, y reincides en lo que nos une, porque, total, para la división ya están otros que nos siguen hablando como si fuéramos infantes (no es una amnistía, sino una regularización extraordinaria: grandes eufemismos de nuestro tiempo).

Ahora tocan los propósitos, las enmiendas, el lujo de elegir. Me gusta y comparto la predicción de que caerán soles amarillos durante los fines de semana y que los lunes automáticamente lloverá, que se multiplicarán las ofertas de trabajo, que a los incansables vendedores de castañas, que empezaban a remontar tras meses de sequía, no les pondrán al lado los puestos de los gofres, que el arco iris estará lleno de goles del Almería, que el verano dará el pistoletazo de salida en abril y concluirá, de nuevo, en noviembre, y que todo este carnaval que se inicia con una copa de cava –Freixenet, a poder ser-tendrá siempre una sonrisa desbordada. Vamos a por 2015.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: