search instagram arrow-down
Alberto Gutiérrez Delgado

Alberto Gutiérrez Delgado

Periodista, emprendedor, viajero, lector. Las cosas no hay que decirlas sino hacerlas. Este es mi lema. Vivimos el mejor momento de la Historia. Debemos aprovecharlo.

Enlaces personales

Ver perfil completo →

Entradas recientes

Comentarios recientes

Juanjo pérez en Juan A. M. Cuadrado: “En…
Margarita en Babilonia: 10 años, tanto vivi…
Fernando Mariano And… en El bar de Jo
Aurora en Aurora Bolívar: “Lo que vives…
siquescurioso en Trafalgar

Archivos

Categorías

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.878 seguidores

Redes Sociales

Follow Al otro lado de Aqaba on WordPress.com

El morenillo chiquitillo

botellodromo

El otro día me encontré por la calle al del morenillo chiquitillo de la Voh ki y estuvimos hablando de esto y de lo otro. Es una persona entrañable, amigo de sus amigos, siempre tiene un buen gesto para todo el mundo y se hace querer, como decimos por aquí. Me comentó sus impresiones sobre el caso Pujol, la posible ruptura de España y las balanzas fiscales de las autonomías, cosa que me sorprendió, porque yo lo creía más inclinado por el dadaísmo y la última época de Picasso. Ahora le gusta más la política, pues desde lo de Adolfo Suárez se ha concienciado de la importancia de conocer a nuestros representantes. Dice que los quiere a todos, aunque yo sospecho que tiene predilección por el de la coleta, a quien algunos llaman Pablemos, pero en realidad es Pablo Iglesias, el faro del proletariado, como dice Joaquín Reyes.

Cuando pasó aquello, tuvo sus dudas. No es fácil que te pongan una alcachofa en mitad de un botellón, cuando lo estás pasando de fábula con tus amigos y a lo único que aspiras es a encontrar hielo fácil y rápido. Te viene un periodista y te toca las narices con preguntas absurdas sobre personas que no, no se encuentran en el botellódromo ni tampoco tienen hielo para prestarte. ¿Adolfo Suárez tiene hielo para mi copa? ¿No? Pues yo me piro, vampiro.

Al del morenillo chiquitillo ese día no le salieron bien las cosas. Estaba nervioso y sólo se acordaba de la dinastía. Me salía esa palabra por la boca nada más, reconoce, mientras una de sus amigas acaricia a su pequeño perro de imponente mandíbula, que muestra un corte de pelo parecido al de su dueña. Le ha puesto mechas y tiene trasquilones desde el hocico hasta el rabo. Se llama Cristiano y tiene pedigrí, advierte.

La amiga lleva un par de periódicos bajo el brazo. Uno de ellos es de información general y el otro económico. Aquello no se entendió bien, estábamos de guasa, afirma inclinando la cabeza y sonriendo. Pero, ¿por qué esa pregunta?, me dice de pronto. Lo cierto es que no le había preguntado nada, pero me gusta su estilo. Directa, incisiva, contestando con otra pregunta como los gallegos, a pesar de que no haya cuestiones por mi parte. Eso se llama dominar el escenario.

Terminamos el encuentro y me marcho pensando en lo injustos que somos con los universitarios que cometen diez faltas de ortografía en un párrafo, o con los estudiantes de Historia que desconocen a Adolfo Suárez. Aunque supongo que alguno dirá lo mismo de mí cuando advierta que yo no sabía quién era el morenillo chiquitillo de la Voh ki o algún familiar de Rocío Jurado y Jesulín de Ubrique, de los que salen en la tele todas las tardes. No estoy en la onda y me preocupa.

Responder
Your email address will not be published. Required fields are marked *

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: